Alejandra Romero. Ilustraciones

alejandra-romero9.jpg
Se conoce, se dice, se comenta, se hace saber que érase una vez…

la historia de una zagala de la pequeña ciudad playera de Benidorm que andaba sumergida en un mundo de pájaros y empanadillas, en el cual crecía, jugaba y soñaba entre alpinos, carioca y plastidecor. Los planetas alineados, las galletas de la fortuna, el piedra, papel, tijeras y el pollito inglés hicieron juntar sus fuerzas y crearon su pequeño universo al Romero. Un mundo sin sentido en el que el Gallo Claudio canta, la sardina baila y el payo San Déivi corre por las venas. Le gusta lo que hace porque se siente free like a pajarico in the sky. Describe las cosas que le inspiran para aquellos soñadores con ansias al disparate.

Para el futuro lanza con una mano una moneda al pozo de los deseos y con la otra compra un rasca y gana para que su planeta viva mil y una noches y siga para darle a este mundo una maravillosa nota de color, humor, alegría y diversión.